Fragilidad

Mañana ya la sangre no estará
Al caer la lluvia se la llevará
Acero y piel combinación tan cruel
Pero algo en nuestras mentes quedará

Un acto así terminará
Con una vida y nada más
Nada se logra con violencia
Ni se logrará
Aquellos que han nacido en un mundo así
No olviden su fragilidad
Lloras tu, y lloro yo
Y el cielo también, y el cielo también
Lloras tu, y lloro yo
Que fragilidad, que fragilidad…….

 

– No somos dioses

 

Advertisements

El Rio

Me encanta Andrea Echeverri y la banda Aterciopelados.  Auque es una banda vieja, las  letras siempre me dejan con un feeling feliz.  Conecto con esta rockera colombiana quien a través de su música hace activismo social y ambiental.

Me quize zambullir en un río hermoso que disfrute de niña

y lo encontre convertido en un pozo contaminado y sucio.

Donde los nuevos niños no nadan, no juegan… solo miran.

Plásticos, ropa y papeles flotando.

No lo mires… limpialo!  cambialo!

by: acy.-

Miedos – the rabbit hole

Aliciawonder

A la soledad

A la noche

A no  poder dormir

A la locura sin locura

A crecer y a no crecer

A no soñar.

A caer en el abismo

A no verte  ni escucharte

ni sentirte.

A veces me siento como en el cuento de Lewis Carrol, en un mundo de locura;  tal vez porque no quiero crecer.  Quiero ser siempre niña, siempre joven como mi nombre.

By: acy.-

Felicidad Corporativa

Imagen

Martin Seligman un sicólogo reconocido gringo habla de la sicología positiva y la felicidad en su libro “Authentic Happiness”. Sus teorías han inspirado empresas que hoy día miden la felicidad de sus empleados para mejorar su productividad y crecer competitivamente. Recomiendo la lectura.

Conozco a un discípulo de Seligman, muy patético por cierto, que ha tomado ventaja de las teorías aplicadas del “happiness” y ha creado un negocio impresionante de coaching para grandes empresas y sus directivos pero el no se aplica el cuento. Su negocio si funciona!

Pero, la felicidad es tan subjetiva. Es difícil estudiarla y más difícil enseñarla. Estos nuevos teóricos han desarrollado herramientas muy interesantes que miden la felicidad y nos enseñan cómo viven las personas más felices del mundo. Cómo deberíamos vivir nosotros también para ser “más felices”.

Panamá hace un par de meses estuvo en el ranking de los países más felices del mundo. Una encuesta que tuvo lugar probablemente solo entre clase media alta. Sin embargo si encuestamos a gente común y corriente me pregunto que saldría? Un panameño sin auto propio y que le toca utilizar el deficiente sistema de transporte colectivo,;  que tiene que levantarse a las 4.00AM para estar en sus trabajo a las 8.00AM y llegar a su casas muy tarde en la noche;  que se moja si llueve, que le descuentan parte de su salario si llega tarde. Si le preguntamos a este empleado de una corporación qué tan feliz es, que nos respondería?

La felicidad es definitivamente un concepto, una sensación y una emoción. No es tangible. No podemos medirla como medimos la economía o el GPD de un país. Somos felices en instantes, en momentos, con personas cuando compartimos, amamos y damos. Me gusta y sigo las teorías de Seligman y su sicología que propone cambios en nuestra vida moderna.

No me gustan sin embargo los nuevos “gurus” de esta corriente que simplemente toman ventaja de un negocio y venden una imagen distorsionada, cuando en su interior no son capaces de dar o recibir felicidad.

By: acy.-

Bipolar artists

Bipolar artists

Compared to bipolar’s magic, reality seems a raw deal. It’s not just the boredom that makes recovery so difficult, it’s the slow dawning pain that comes with sanity – the realization of illnesss, the humiliating scenes, the blown money and friendships and confidence. Depression seems almost inevitable. The pendulum swings back from transcendence in shards, a bloody, dangerous mess. Crazy high is better than crazy low. So we gamble, dump the pills, and stick it to the control freaks and doctors. They don’t understand, we say. They just don’t get it. They’ll never be artists.”
― David Lovelace, Scattershot: My Bipolar Family

Living with Bipolar type II

Ser bipolar me ayuda a sentir y me gusta

aunque mis sentimientos no siempre sean reales.

Mi mente siempre va más alla, es rápida y a veces confusa.

También mi escritura… mi terapia, mi eterna compañera.

Ser bipolar no es una maldición

pero una batalla constante

aprender a controlar dos fuerzas

que se vuelven una

sin la sal!

by:  acy.-