Viviendo con Bipolaridad

Estos últimos meses aunque no he escrito nada sigo aprendiendo que la bipolaridad no me define como persona… pero que seguirá siendo siempre parte de mí.  Estoy viviendo una fase euritmia…  un punto medio y algo estable en donde he aprendido a balancearme con medicina, ejercicio y meditación.  No quiero volver a la manía que me agota y asusta.  Y finalmente estoy disfrutando mas momentos de intimidad con mi pareja, tengo un puppy nuevo, trato de no criticar tanto y disfrutar más con mi familia… con mi padre!   Finalmente estoy como Ferdinand the Bull, oliendo las flores!

Aunque hay momentos en que pierdo la paciencia y quiero escaparme de lo cotidiano… lo que me asusta o enloquece… y entonces simplemente viajo hacia el anonimato para adormecer mis sentidos por un rato.  Tal vez esta “tropicalidad” embrutecedora es la que activa mis manías o depresiones o tal vez simplemente es mi bipolaridad que no me deja ver mas allá.

Trato de meditar pero me cuesta concentrarme.   Me siento casi como una extraterrestre en un mundo totalmente desquiciado y que no logro entender.  No entiendo por qué destrozamos lo que nos hace humanos.

Hay días en que quisiera simplemente saber qué se siente ser “normal” sin la turbulencia del sube y baja que todavía no termino de dominar. Hay veces que quisiera ser yo sin mascaras delante de un cristal y que me vieran como soy… pero me cuesta.  Sigo tomando mi píldora azul y trato de entender en este momento que yo soy mas que mi bipolaridad.

 

 

Advertisements