El negocio del Mindfulness

meditation

Me da risa que todos a mi alrededor me hablan de mindfulness.

De lo importante de la meditación individual para lograr la felicidad absoluta.

Creo que es importante meditar y respirar… pero hay mucho mas.

Hay que conectarnos con otros en la búsqueda de la felicidad.

Hay que conectar con natura para mantener la sanidad.

Pero el mindfulness se convierte en otro negocio mas.

Vivimos conectados con pantallitas de celulares

respondiendo e-mails y chats.

Y meditamos con el celular… y con las pantallas.

Y nos cuesta… y nos cobran por el mindfulness.

Vivimos en una sociedad tan narcisista

que pretende enseñar “happiness”con libros y ejemplos matemáticos.

Que pasa con las experiencias reales?

Que pasa con la espiritualidad compartida

y la naturaleza?

Mi mindfulness es menos yo… y mas natura.

Tal vez mi bipolaridad me hace ver lo que no es?

Pero en mi mente psicodélica y poco tradicional pienso

autenticidad, naturaleza, humildad y mas amor = Mindfulness

Entre dos Mundos

Aprender a manejar la bipolaridad es buscar el balance y para muchos es un camino que parece imposible.

En mis años de batalla con la enfermedad he descubierto que existen diferentes formas de manejarla, sin embargo ha sido muy difícil lograr que alguna terapia me funcione al 100%

He tratado varias formas:

  1. ignorarla… y tal vez desaparezca sola
  2. Con tratamiento profesional y mucha medicina
  3. Naturalmente… sentir la fluidez de la enfermedad y abrazarla o
  4. Holísticamente… la que experimento en estos momentos.

Aunque yo siempre preferí la manera natural;  mi familia, amigos y sobre todo mi pareja se aterran… y cuando llegan esas reacciones diferentes y un poquito más excéntricas… me mandan al médico de inmediato y a tomar más dosis de tegretol o una de esas meds más potentes que me adormecen por momentos… que me ayudan a ignorarme… a no sentir… no soñar… ni decir… pero que me corta las manías.

Desde hace un par de meses y luego de mi última crisis de manía estoy probando una terapia más ecléctica, gracias a una nueva psiquiatra que me esta ayudando e entender un poco más mi enfermedad.   No quiero adormecerme y no quiero simplemente caminar y no dejar rastros… no quiero ser una más de las tantas mujeres que caminan sin ser… y sin hacer.   Dónde están mis heroínas?

En estos años de sube y baja, estoy aprendiendo a medicarme y a tranquilizarme…  y a meditar….

estoy meditando por primeara vez en mi vida y me gusta!

Quiero aprender  a dejar de ser mi enfermedad….  cuando por breves momentos he SIDO mi enfermedad, abrazando la locura o genialidad de la bipolaridad…  es cuando esa fuerza cósmica dentro de mí me transforma… y entonces me pregunto… ¿si esos pensamientos locos adormecidos son realmente mi SER?

El tegretol o su comodín… me adormece… me entumece… y me enloquece.

Sí, yo prefiero la manera holística… pues  entonces puedo ser creativa y atrevida… pero me asusta perder el control.