Matrimonio Bipolar?

 

Llovió sobre el césped y las rocas antes de empezar

y el agua fue una bendición.

Las grullas danzaron finalmente bajo el sol

Los  mil origamis y  los buenos deseos

de amigos y  parientes.

Algunas sillas vacías y yo,

con la esperanza de verlos ese día.

Pero ellos no llegaron,

nos negaron.

El colibrí y el pinguino sonrieron y celebraron.

Bailaron y lloraron, bebieron y comieron.

Un matrimonio bipolar…

es felicidad y mucha aventura!