El negocio del Mindfulness

meditation

Me da risa que todos a mi alrededor me hablan de mindfulness.

De lo importante de la meditación individual para lograr la felicidad absoluta.

Creo que es importante meditar y respirar… pero hay mucho mas.

Hay que conectarnos con otros en la búsqueda de la felicidad.

Hay que conectar con natura para mantener la sanidad.

Pero el mindfulness se convierte en otro negocio mas.

Vivimos conectados con pantallitas de celulares

respondiendo e-mails y chats.

Y meditamos con el celular… y con las pantallas.

Y nos cuesta… y nos cobran por el mindfulness.

Vivimos en una sociedad tan narcisista

que pretende enseñar “happiness”con libros y ejemplos matemáticos.

Que pasa con las experiencias reales?

Que pasa con la espiritualidad compartida

y la naturaleza?

Mi mindfulness es menos yo… y mas natura.

Tal vez mi bipolaridad me hace ver lo que no es?

Pero en mi mente psicodélica y poco tradicional pienso

autenticidad, naturaleza, humildad y mas amor = Mindfulness

Happiness is the Truth

“Being happy does´t mean that everything is perfect. It means that you´ve decided to look beyond the imperfections.¨

Do you want to be happy today? what about tomorrow?


 

No tengas miedo. Tu fe te ayudará a caminar sobre las aguas. Pero en el instante en que pierdas la fe, te ahogarás.

El hombre confió en Bibhishana y comenzó a caminar sobre las aguas, sin ninguna dificultad, A cierta altura, no obstante, sintió un inmenso deseo de saber lo que su maestro había escrito en la hoja atada a sus espaldas.

La cogió y leyó lo que estaba escrito:

“¡Oh, dios Rama, ayuda a este hombre a cruzar el río”

“¿Sólo esto?”, pensó el hombre. “¿Quien es este dios Rama, al fin y al cabo?”

En el momento en que la duda se instaló en su mente él se sumergió y se ahogó en la corriente.

   – Paulo Cohelo

Felicidad Corporativa

Imagen

Martin Seligman un sicólogo reconocido gringo habla de la sicología positiva y la felicidad en su libro “Authentic Happiness”. Sus teorías han inspirado empresas que hoy día miden la felicidad de sus empleados para mejorar su productividad y crecer competitivamente. Recomiendo la lectura.

Conozco a un discípulo de Seligman, muy patético por cierto, que ha tomado ventaja de las teorías aplicadas del “happiness” y ha creado un negocio impresionante de coaching para grandes empresas y sus directivos pero el no se aplica el cuento. Su negocio si funciona!

Pero, la felicidad es tan subjetiva. Es difícil estudiarla y más difícil enseñarla. Estos nuevos teóricos han desarrollado herramientas muy interesantes que miden la felicidad y nos enseñan cómo viven las personas más felices del mundo. Cómo deberíamos vivir nosotros también para ser “más felices”.

Panamá hace un par de meses estuvo en el ranking de los países más felices del mundo. Una encuesta que tuvo lugar probablemente solo entre clase media alta. Sin embargo si encuestamos a gente común y corriente me pregunto que saldría? Un panameño sin auto propio y que le toca utilizar el deficiente sistema de transporte colectivo,;  que tiene que levantarse a las 4.00AM para estar en sus trabajo a las 8.00AM y llegar a su casas muy tarde en la noche;  que se moja si llueve, que le descuentan parte de su salario si llega tarde. Si le preguntamos a este empleado de una corporación qué tan feliz es, que nos respondería?

La felicidad es definitivamente un concepto, una sensación y una emoción. No es tangible. No podemos medirla como medimos la economía o el GPD de un país. Somos felices en instantes, en momentos, con personas cuando compartimos, amamos y damos. Me gusta y sigo las teorías de Seligman y su sicología que propone cambios en nuestra vida moderna.

No me gustan sin embargo los nuevos “gurus” de esta corriente que simplemente toman ventaja de un negocio y venden una imagen distorsionada, cuando en su interior no son capaces de dar o recibir felicidad.

By: acy.-