Adios 2019 y Bienvenido 2020!!!

El año 2019 fue de aprendizaje… aprendiendo filosofía oriental y conectando con el budismo.  Fue un año de viajes increíbles a Asia y a Europa, en donde conocí nuevos amigos, nuevos sabores.  Aprendí con maestros formales y de algunos informales, lecciones que voy a atesorar por siempre.

Descubrí en el 2019 que puedo vivir sin miedo a enfermarme y que esa montaña rusa de emociones puede controlarse.  Deje el terror de una mania bipolar atrás gracias a la ecuanimidad:  “El antídoto para el desequilibrio”.  Aprendí que amor y la amabilidad es también un tipo de meditación.

En las montañas de Suiza con meditación y silencios pude controlar mi mente bipolar, con tan solo 20 minutos de practica diaria.  El silencio puede ser difícil y me cuesta mucho dejar la tecnología.  Pero en los 7 días de silencio y dieta vegetariana, rodeada de unas montañas impresionantes, aprendí a dejar mis pensamientos y entender que podemos dejar de estar en piloto automático!

Ha sido un año maravilloso en todo sentido.  Nunca pensé que el budismo me atraería tanto. Las enseñanzas de Stephen y Martina Batchelor, con un enfoque laico y secular han llegado a mi vida en el momento justo.   Como todos, necesito cultivar un nuevo estilo de vida basado en menos cosas… y responder de una forma diferente sin reactividad y con mas ecuanimidad.  

La bipolaridad ha sido la mejor excusa para mi reactividad, y por mis traumas y pasado me seguía equivocando con amigos, familias y hasta trabajo.  He aprendido en meditación que puedo ser diferente y que los hábitos repetitivos y negativos tengo que dejarlos ir!!

meditation

Siento que hasta mi cuerpo esta en un proceso de cambio.  La meditación me ayuda a entender mejor mis pensamientos y me ayuda a dejar de asumir y entonces me siento LIBRE!!

Estuve viviendo por mucho tiempo en control remoto para evitar los excesos de la bipolaridad.  Ahora entiendo que también parte de la practica diaria es entenderme,  aceptarme y amarme.

Finalmente el 2019 me enseño que la IMPERMANENCIA es el regalo del cambio y que “strategic awareness” me ayuda a tomar las desiciones correctas en el momento correcto!

Gracias a todas las personas que han influido positivamente en mi vida en el 2019!  Feliz año y que en el 2020 estemos más presentes, aprendamos a escuchar conversaciones sin interrumpir y dar las respuestas de manera consciente y creativa!  Estoy trabajando en ello!

 

La Ola Bipolar

Otra vez mi cerebro lucha entre los dos polos de manía y depresión.   Mis ciclos de manía duran menos pues los controlo con medicina pero todavía necesito mis momentos e insisto en dejar las pastillas azules por periodos… y entonces, mi cerebro vuela… la creatividad vuelve y es inmensa.  Pero luego la depresión llega y es terriblemente agotadora.

Image result for a big wave for surf

La bipolaridad es una ola que me envuelve… y la depresión se siente como la ola que no pude surfear y me revolcó.  La  ola que no me deja salir a tomar aire ni llegar a la superficie.  Me siento que me ahogo  y no puedo gritar auxilio!

En manía mi cerebro reacciona super rápido, muchos pensamientos a la vez y buenas ideas flotan… además me siento energética, y eufórica. Sin embargo, me cuesta concentrarme en una simple conversación.  Mi pareja lo nota,  y me cuestiona…  y no puedo volver al abismo en que estuve ya una vez y casi nos separa.

No puedo volver al dolor y desesperación de sentir la nada.  Un vacío que deja la crisis luego de una manía brutal…

Entonces?  sigo con la pastilla o con dieta?

¿Cuánto cuesta el silencio?

IMG_3745

Te has retirado de mi vida casi por completo.

Ya no te escucho con la fluidez de ayer.

No me cuentas tus deseos ni abandonos.

Solo del gimnasio.

Ya no hablamos… ya no te siento.

Y me duele tu silencio.

Eres mi piel… te quiero… te necesito.

¿Te espantó mi manía bipolar?

¿o fue la excusa?

¿Los de allá y los de acá?

A veces no se si es real o no.

Desbocados

caballos-desbocados

Hoy descubrí gracias a mi bella terapista que mi manía bipolar es comparada a un caballo que se desboca. Un cuarto de milla de buena sangre desbocado es cosa seria.–   Me encanta sentir las correas y el control, la brisa, la intensidad y el placer de la velocidad en mi cara… pero me asusta no poder controlarlo y no poder parar cuando lo deseo.  Así se siente la manía bipolar… creemos que la controlamos pero nos controla.

Entonces… las sales? las necesito?