Insomnio y Memorias de Asia

Hace un par de días regrese de una aventura memorable en Asia.   Un mes recorriendo pueblos, descubriendo sabores, aprendiendo un poco de la historia antigua del Sur de Asia, la filosofía budista, meditación y mindfulness.

Vietnam

En este recorrido mágico, visite diversos templos budistas en Cambodia, Thailandia y Vietnam de la mano de mi maestro del mindfulness, que con mucha practicidad me esta iniciado hacia un camino de liberación.  Entender que mi bipolaridad no es una enfermedad terrible y que, tal vez es una ventaja para ver entender el mundo volátil e incierto en el que nos ha tocado vivir.

Monjes Budistas

En mi viaje conocí a un hombre que me daba clases de Tai Chi durante algunas  mañanas y  me compartió una frase de Dr. Moshé Feldenkrais que tiene como mantra:  “Haz lo imposible posible, lo posible fácil y lo fácil elegante”.  Definitivamente tratar de estar “mindfulness” me ayuda a estar más consciente de mi bipolaridad, de mis cambios de “mood” y de mi distracción.  A través de la meditación espero controlar mis triggers y  los demonios que a veces me atacan y no me dejan dormir.

Tal vez es el cambio de horario, que todavía me tiene con jeg lag y entonces quiero simplemente divagar y recordar esta experiencia con gente increible que me ha enseñado tanto en tan poco tiempo.    En Occidente nos concentramos tanto en tener… y no en ser…  Quiero SER!!

Templos en Cambodia

Mientras caminábamos y descubríamos los templos de Angkor, un lugar mágico en Cambodia y con templos que inician en el siglo IX con el rey Jayavarman II, mi maestro me contaba diversas historias y leyendas.   Siempre me fascino la historia de Mahabharata, pero descrubir el mural de la la batalla de Kurukshetra en un templo Cambodiano, entre los Pandavas y los Kauravas y recibir la historia e interpretación de mi maestro ha sido una experiencia  única que voy a atesorar toda mi vida.

Batalla

Aunque no puedo cambiar mis pensamientos, si  puedo cambiar la relación con los pensamientos negativos,  como Arjuna cuando gana la batalla siguiendo el consejo de justicia que le da el coraje para derrotar a sus enemigos.

Angkor

Una tarde me escapé en Saigon y me toco practicar mindfulness de 5 minutos… me senti asfixiada en el caos urbano de una ciudad gigantezca y de tantos millones.  Tenía que parar y respirar… tenía taquicardia y una sensasión de ahogo entre tanta gente.  Tal vez es el mismo sentimiento que experimiento muchas veces sin la gente… y con mi mente.

 

Esta meditación práctica me ayuda a relajarme… aunque todavía mi mente me vacila y me vienen los pensamientos de grandiosidad cuando no duermo lo suficiente… pero menos de locura.

 

 

 

Entre dos Mundos

Aprender a manejar la bipolaridad es buscar el balance y para muchos es un camino que parece imposible.

En mis años de batalla con la enfermedad he descubierto que existen diferentes formas de manejarla, sin embargo ha sido muy difícil lograr que alguna terapia me funcione al 100%

He tratado varias formas:

  1. ignorarla… y tal vez desaparezca sola
  2. Con tratamiento profesional y mucha medicina
  3. Naturalmente… sentir la fluidez de la enfermedad y abrazarla o
  4. Holísticamente… la que experimento en estos momentos.

Aunque yo siempre preferí la manera natural;  mi familia, amigos y sobre todo mi pareja se aterran… y cuando llegan esas reacciones diferentes y un poquito más excéntricas… me mandan al médico de inmediato y a tomar más dosis de tegretol o una de esas meds más potentes que me adormecen por momentos… que me ayudan a ignorarme… a no sentir… no soñar… ni decir… pero que me corta las manías.

Desde hace un par de meses y luego de mi última crisis de manía estoy probando una terapia más ecléctica, gracias a una nueva psiquiatra que me esta ayudando e entender un poco más mi enfermedad.   No quiero adormecerme y no quiero simplemente caminar y no dejar rastros… no quiero ser una más de las tantas mujeres que caminan sin ser… y sin hacer.   Dónde están mis heroínas?

En estos años de sube y baja, estoy aprendiendo a medicarme y a tranquilizarme…  y a meditar….

estoy meditando por primeara vez en mi vida y me gusta!

Quiero aprender  a dejar de ser mi enfermedad….  cuando por breves momentos he SIDO mi enfermedad, abrazando la locura o genialidad de la bipolaridad…  es cuando esa fuerza cósmica dentro de mí me transforma… y entonces me pregunto… ¿si esos pensamientos locos adormecidos son realmente mi SER?

El tegretol o su comodín… me adormece… me entumece… y me enloquece.

Sí, yo prefiero la manera holística… pues  entonces puedo ser creativa y atrevida… pero me asusta perder el control.